Se intensifica el control policial en los puertos deportivos. | Redacción Sucesos

11

La Brigada de Respuesta a la Inmigración Clandestina BRIC de la Policía Nacional ha aumentado de forma considerable las inspecciones en los diferentes puertos deportivos de Balears para tratar de controlar las posibles redes de inmigración irregular.

Hace unos días, varios agentes acudieron al Port d’Andratx, donde de entrevistaron con los responsables del puerto, inspeccionaron la documentación de numerosas embarcaciones y abrieron varios expedientes informativos.

A pesar de que el archipiélago balear no es una fuente de entrada ilegal de trabajadores, en alguna ocasión los agentes han detectado la entrada irregular en el país de trabajadores en yates de lujo. De hecho, hace unos días, los agentes especializados de la BRIC procedieron al arresto de uno de estos trabajadores en un puerto deportivo de Mallorca.

Los doce efectivos de la brigada trabajan a destajo durante los meses estivales para tratar de controlar el máximo número de yates y embarcaciones que llegan a la Isla. Se trata de un afán preventivo y no de una amenaza seria, pero no se puede bajar la guardia, tal y como apuntan a Ultima Hora fuentes próximas al caso.

La brigada se creó en 2006 y está formada por agentes especializados que apoya el trabajo en los diferentes puestos fronterizos en los que sea requerida según las necesidades. Para ello, realiza labores que van más allá de la mera comprobación documental, como las inspecciones fronterizas o el control de entradas y salidas, prevención del orden público o salud pública.

En Baleares, la entrada irregular de personas se hace en patera y, solo en contadas ocasiones, se hace en yates de lujo.