Retiran la custodia a los padres de las dos niñas agredidas en Palma por no llevar el velo

| | Palma |

Valorar:
preload
Los detenidos por agredir a sus hijas por no llevar el velo quedan en libertad con cargos.

Los detenidos por agredir a sus hijas por no llevar el velo quedan en libertad con cargos.

14-08-2019

El juez ha decidido retirar la custodia a la pareja de nacionalidad guineana que este lunes fue detenida en Palma por agredir a sus hijas de 12 y 14 años por no querer llevar el velo ni practicar la religión musulmana. Las menores quedan bajo la tutela de Protección de Menores del Consell de Mallorca.

Los padres, que este martes pasaron a disposición judicial, han quedado este miércoles en libertad con cargos tras atender los informes de los técnicos del IMAS, de la educadora social de la Escola Graduada y de la Policía Nacional, y al considerar que no existe riesgo de fuga.

Fueron los educadores y el personal facultativo de la Escola Graduada quienes dieron la alarma inicialmente, a lo que se sumó un informe del IMAS. Ambas menores, de 12 y 14 años, presentaban signos de haber sido agredidas. Además, una de las víctimas reconoció ante los educadores y técnicos las continuas agresiones recibidas por parte de su padre, así como la permisividad de su madre por negarse a llevar el velo y practicar la religión musulmana.

Según fuentes próximas al caso a las que ha tenido acceso Ultima Hora, el padre utilizaba el cable del cargador del teléfono, e incluso su propio cinturón, para dar latigazos a las pequeñas y enseñarles a ir «por el camino correcto». Las hijas declararon que su progenitor siempre les decía que «tenéis que llevar el velo y la vestimenta como vuestra madre». Cuando éstas se negaban, el padre se enfurecía y daban comienzo las agresiones. La madre, que presenciaba esta violencia, no hacía nada para tratar de detener al marido.

El matrimonio fue puesto este martes a disposición judicial, tras ser detenidos por los delitos de malos tratos en el ámbito familiar, maltrato infantil y lesiones.

Del mismo modo, las investigaciones y las testificales de las menores apuntan a que la pareja ya tenía todo preparado para que, en cuestión de meses, una de las niñas viajara hasta Guinea, donde debería contraer matrimonio con un hombre, tal y como habían pactado las familias.