El óptico víctima de la presunta estafa denunció los hechos ante la Guardia Civil de Santa Eulària.

28

Una cuenta de más de 15.000 euros en gafas de firmas de prestigio y otras piezas de gran valor. Es la suma que dejó a deber en una óptica de Santa Eulària un individuo que se presentó en el establecimiento asegurando ser el presidente de la República Democrática del Congo.

Según consta en la denuncia presentada el pasado 18 de julio ante la Guardia Civil de Santa Eulària, Bolozi Bompoko, presunto mandatario de la Repúplica Democrática del Congo, se personó en la tienda junto a su familia, acompañado por otro individuo, Chappel Luc, quien le presentó como el presidente del país africano. La familia hizo acopio de varios modelos de gafas y otros artículos. A la hora de pagar indicó al dependiente que lo haría en efectivo, pero que para ello debería desplazarse a la casa donde se alojaba en la isla. Horas después el óptico se personó en la dirección que le habían dado, pero tampoco cobró los 15.106 euros de la factura. Según denunció ante la Guardia Civil, el supuesto dirigente congoleño argumentó que todavía no disponía del dinero porque tenía problemas con su banco.

Sin noticias
En fechas posteriores, el responsable del establecimiento contactó varias veces por teléfono con el denunciado pero siempre obtenía por respuesta que había «un problema con el banco». Tras varias negativas, el dueño de la óptica denunció los hechos.

La Guardia Civil investiga la presunta estafa cometida por un individuo que, según las investigaciones, años atrás ya habría cometido una estafa similar en Francia.

El caso de este presunto dirigente congoleño se suma a otra serie de estafas o ‘simpas’ perpetradas en la isla durante las últimas semanas. El pasado miércoles, un británico de 42 años fue detenido al negarse a abonar en el restaurante Sa Punta una cuenta de 866 euros tras digerir una cena que acompañó con una botella de Cristal Rosé, un champán que cuesta 700 euros. La juez de guardia le condenó a cuatro meses de prisión y abonar la factura. Anteriormente, a mediados de julio, un comensal italiano se había marcado un ‘simpa’ de 416 euros en el restaurante Es Molí de Sal, en Formentera. El hombre fue arrestado por la Guardia Civil y ante la juez se declaró insolvente.