El autor del tiroteo de Utrecht actuó por «humillaciones» al Islam

| Utrecht |

Valorar:
preload
Vista de los miembros del tribunal antes del inicio de una audiencia pro forma con el investigado Gokmen T., en Utrecht.

Vista de los miembros del tribunal antes del inicio de una audiencia pro forma con el investigado Gokmen T., en Utrecht.

01-07-2019JEROEN JUMELET

El ciudadano turco Gökmen Tanis, detenido por el tiroteo en la ciudad holandesa de Utrecht el pasado marzo, que se cobró la vida de cuatro personas, reconoció este lunes haber actuado por venganza ante «las humillaciones» al profeta y el Corán, las «burlas a la fe» y la «matanza» de musulmanes en Oriente Medio.

En declaraciones ante el juez, y tras ser forzado a presentarse en el tribunal a pesar de su reiterado rechazo, Gökmen Tanis, turco de 37 años, explicó que su negativa a cooperar con la justicia se debe a que él «no es un demócrata, ni reconoce la legitimidad de la Corte» y lamentó que los fiscales le «sigan preguntando, aunque lo haya dejado claro varias veces».

Según el acusado, «se está humillando al profeta Mahoma con caricaturas, se está escribiendo el Corán sobre el cuerpo de mujeres desnudas y se está haciendo una película sobre ello. Y los soldados holandeses están matando a los musulmanes en Libia, Siria, Chechenia, Afganistán, en todas partes».

Los supuestos insultos al islam y la presunta violencia occidental contra los musulmanes fueron los motivos de Tanis cuando disparó a varias personas en un tranvía en Utrecht el pasado 18 de marzo, matando a cuatro personas.

«No permito que nadie se burle de nuestra fe. ¿De verdad creías que no haríamos nada en venganza?», dijo.

Para el atacante, Europa está «manteniendo las fronteras cerradas para ahogar mejor a los musulmanes en el agua» y, preguntado por el juez si esa era una razón para matar a holandeses inocentes, el acusado respondió: «¿Y quiénes sois vosotros para matar a los musulmanes?».

Tanis, que entró esposado a la sala del tribunal, tuvo un comportamiento «desafortunado e indeseable» con su negativa a cooperar con la Justicia, según el juez, que le instó a elegir a un abogado dadas las «fuertes sospechas» que pesan sobre él. «No hay sospechas, ya he confesado», contestó el detenido.

Entre declaraciones ante el juez y confesiones anteriores de Tanis leídas hoy por el magistrado, la Fiscalía holandesa concluye que tiene cada vez más pruebas para creer que tenía motivaciones terroristas, aunque todavía no le acusa formalmente de ello, a la espera de las conclusiones del examen psiquiátrico al que será sometido.

Según el fiscal, Tanis era conocido como «una persona difícil, que consume drogas, un criminal que no quería recibir ayuda, pero no había ninguna razón para vigilarlo más de cerca ni nada que indicara que el sospechoso pudiera ser culpable de los cargos que pesan hoy sobre él».

A la espera de que terminen las investigaciones policiales del caso, la gran pregunta de la Justicia es si Tanis es un terrorista motivado por una ideología o si su actuación también estaba influenciada por un posible trastorno psicológico.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.