Imagen del trozo de tubería roto.

4

La rotura de una canalización de gas, como consecuencia de las obras que se están llevando a cabo en el hotel de Thomas Cook en Sant Antoni, activó ayer por la mañana el dispositivo de evacuación por prevención.

Así, casi 1200 personas, entre clientes y trabajadores del Hotel Tánit, 120 operarios y 16 personas de viviendas particulares, fueron evacuadas pasadas las 11 horas de la mañana.

Según explicó Neus Mateu, teniente de alcalde de Sant Antoni, «iban a conectar el tubo de gas en esta obra nueva, porque hay sitios en el municipio en los que aún no se ha conectado, y se ha roto»; un problema que se subsanó sobre las 12.30 horas.

Hasta la zona de Cala Gració, donde se ubica esta nueva construcción, se desplazó la Policía Local, Guardia Civil, el servicio de emergencias y operarios de la compañía de gas. «También ha asistido la ingeniera municipal y hemos quedado en hacer una formación específica [en relación a las canalizaciones de gas] porque esto es nuevo en el municipio», subrayó Mateu.