Imagen de Rossana, la mujer fallecida en es Viver. | DANIEL ESPINOSA

7

El titular del juzgado de Instrucción número 4 de Ibiza Santiago Pinsach, decretó ayer un auto de libertad provisional con medidas cautelares para el hombre de 46 años y nacionalidad húngara detenido como presunto autor de sendos delitos de malos tratos y detención ilegal contra su pareja, la mujer de 40 años y nacionalidad italiana muerta en el devastador incendio registrado el lunes en un edificio okupado de es Viver, en Ibiza.

Según informaron desde el TSJB, el juez retiró el pasaporte al individuo y trasladó el caso al juzgado de Violencia Sobre la Mujer, órgano ante el cual el hombre de origen húngaro deberá comparecer la semana próxima.

Malos tratos

Tal y como avanzó Periódico de Ibiza y Formentera en su edición del miércoles, Rossana Venturini había sido víctima de varios episodios de violencia de género a manos del hombre que ahora ha sido detenido.

Noticias relacionadas

Ambos convivían hacía más de tres años y residían en el edificio sito en es Viver, donde se produjo el trágico incendio el pasado lunes 14 de mayo. En el transcurso de la investigación para aclarar las causas del incendio, la policía averiguó la existencia de posibles malos tratos y detención ilegal por parte del detenido a su pareja. La mujer podría ser la persona fallecida, a quien todavía no se ha podido identificar plenamente, a la espera del resultado de las pruebas de ADN.

A raíz de las entrevistas que la policía judicial realizó en el lugar de los hechos, se detectó que algunos testigos mencionaron que en la zona donde apareció el cadáver, vivía una pareja en la que se daban episodios de malos tratos, que incluían el hecho de que el hombre solía dejar encerrada en la vivienda a la mujer, cuando salía de la casa, mediante la colocación de candados.

La policía tomó declaración a testigos y en la inspección ocular realizada por especialistas de Policía Científica se encontraron candados en la zona. Además, se comprobó que la víctima había sufrido malos tratos por parte del detenido, que provocó que se dictase una orden de protección, que estuvo en vigor dos años. También se constató dos detenciones por estos hechos.

La investigación policial para aclarar las causas del incendio continúa abierta.