Todas las imágenes registradas por los dispositivos de captación de imagen serán remitidas diariamente al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas. | Alejandro Sepúlveda

50

Dos cámaras de la Dirección General de Tráfico (DGT) dotadas de un sofisticado sistema de captación de imagen serán las encargadas de multar a todos aquellos conductores que circulen hablando por el móvil.

Las mismas estarán ubicadas en kilómetro 6.15 sentido decreciente de la Ma-20 (Vía de Cintura) y en la autopista de Inca, sentido creciente. Hasta la fecha, la DGT había utilizado estos dispositivos para denunciar a todos los ocupantes de los vehículos detectados por no hacer uso del cinturón de seguridad. A partir de ahora, se utilizarán también para sancionar a aquellos que utilicen el teléfono móvil durante la conducción. El objetivo es intentar reducir las distracciones, que causan el 33 por ciento de los accidentes mortales en España.

Centro de control

Todas las imágenes registradas por los dispositivos de captación de imagen serán remitidas diariamente al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas, ubicado en León. Una vez allí, serán analizadas por un software que descarta las fotografías de aquellos conductores que no cometen ninguna irregularidad. Las fotografías que muestren una posible infracción por parte del conductor del vehículo, serán revisadas por operadores de la DGT que serán quienes determinen si se ha incumplido la normativa.

Acto seguido, la imagen se remitirá a la Jefatura Provincial de Tráfico de Baleares donde se volverá a comprobar -por tercera vez- y de forma manual que el conductor ha infringido el reglamento para posteriormente iniciar el conveniente procedimiento sancionador.

A partir de ese instante, el titular del vehículo recibirá en su domicilio una notificación de la DTG para que proceda a la identificación del conductor que circulaba al volante en el momento de cometerse la infracción. También se aportarán las fotografías captadas por las cámaras.

Una vez completado el trámite identificativo, se remitirá la correspondiente denuncia de 200 euros y la retirada de 3 puntos del carnet de conducir. La Guardia Civil recuerda que el titular que no identifique al conductor del vehículo que llevaba el coche implicaría un nuevo expediente con sanciones mucho más graves. Este diario ha confirmado la instalación de dos cámaras, pero fuentes policiales han informado de que hay más ocultas tras paneles de otras vías.