El acusado, durante el juicio, a finales de noviembre de 2018. | Alejandro Sepúlveda

16

El 29 de enero de 2017, sobre las cinco y cuarto de la madrugada, Achraf E. circulaba en una furgoneta Fiat Ducato blanca, de alquiler, por la calle Francesc Suau. Iba a más de 80 km/h y había bebido «una cerveza y dos wiskis». En el juicio, a finales de noviembre de 2018, dijo que aquella noche se perdió por Palma.

El joven, de 29 años y origen marroquí, se saltó dos semáforos en rojo y en la intersección con la calle Francesc Fiol i Joan, junto a s’Escorxador, embistió a un Renault Megane que circulaba con preferencia.

Noticias relacionadas

El conductor del coche que recibió el impacto, César Enrique Delgado, colombiano de 37 años de edad, falleció en el acto y su acompañante, una joven de 30 y del mismo origen, sufrió graves heridas. Las cámaras de la cafetería Fornaris registraron la colisión y las imágenes se reprodujeron numerosas veces en el juicio. El juez titular de Penal número 3 de Palma ha condenado a Achraf E. a cuatro años de cárcel por homicidio imprudente, conducción temeraria, bajo la influencia de bebidas alcohólicas y lesiones por imprudencia grave.

«Los hechos probados revelan una conducta de extraordinaria gravedad. El denunciado, con su conducción alcohólica, temeraria e irresponsable, acabó con la vida de una persona y dejó gravemente herida a otra, lo que justifica el mayor reproche penal que permite la Ley», indica la sentencia. La familia del fallecido, representada por el abogado David Cortés, y la mujer que resultó herida ya han sido indemnizadas.

Achraf E. admitió que bebió, pero negó que condujera a gran velocidad y responsabilizó a la víctima del accidente. «La conducción del acusado fue temeraria porque lo hacía bajo la influencia de bebidas alcohólicas, a velocidad excesiva y sin respetar nada menos que dos semáforos en rojo; siendo responsable, y sólo él, de la fortísima colisión con otro vehículo», concluye el juez.