El juicio se celebró a principios de 2013 con 55 acusados por tráfico de drogas. | Michel's

10

El mayor proceso judicial por narcotráfico celebrado jamás en Baleares tiene respuesta definitiva más de cinco años después de que se celebrara el juicio. El tortuoso camino en los tribunales del ‘caso Kabul’ se saldó este lunes con la segunda sentencia del Tribunal Supremo que fija en cinco años y medio de cárcel las condenas para los principales acusados: ‘La Paca’ y sus hijos El Ico y La Guapi. La misma condena recibe ‘El Kike’, el narco catalán que surtía de grandes cantidades de cocaína al poblado de Son Banya en sus años dorados.

De los 55 acusados que se sentaron en el banquillo en enero de 2013 han terminado condenadas 29 personas. En la vista se reunió lo más granado del poblado, de ‘La Paca’ a ‘El Farru’ pasando por ‘El Ove’. Además, tras la gran operación que llevó a cabo la Guardia Civil también estaban acusados los grandes proveedores de estupefacientes del poblado.

Toda la investigación partió del seguimiento de uno de estos mayoristas, ‘El Chupi’ que desde Barcelona vino a Palma y se reunió con los responsables del clan de ‘La Paca’ en un local del Coll d’en Rabassa.

Esos seguimientos detonaron la gran polémica en torno al caso. El juicio terminó en un gran fiasco cuando la Audiencia Provincial anuló las escuchas telefónicas que se realizaron durante la instrucción. En mayo de 2013 la primera de las cuatro sentencias que ha tenido Kabul supuso una absolución casi en masa de los principales acusados.

La Fiscalía recurrió y en 2015 el Supremo resucitó el caso y declaró válidos los pinchazos. Ordenó a la Audiencia una nueva sentencia. Esta vez sí llegaron las condenas. Los magistrados tuvieron en cuenta el restraso que ya acumulaba la causa y las peticiones de más de quince años de cárcel que formuló la Fiscalía quedaron en seis para ‘La Paca’.

Ahora, la nueva sentencia del Supremo cierra las condenas con leves retoques. Aprecia algunos de los motivos de casación planteados por las defensas pero apenas es cosmética: seis meses menos de cárcel por el encaje del atenuante de dilaciones indebidas.

La matriarca del clan pedía ser absuelta y criticaba que no se había demostrado la existencia de su clan. El Supremo rechaza este argumento. Recuerda que en el registro de su casa se encontraron más de 300.000 euros en metálico de la venta de droga.

Las defensas podrían intentar un último recurso ante el Tribunal Constitucional. Sin embargo, éste no detiene la ejecución de la sentencia. ‘La Paca’ está ahora en tercer grado y sus hijos en prisión por distintos motivos.