Imagen del vehículo en el que el conductor abandonó a un ocupante malherido. | Mossos d'Esquadra

2

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre de 34 años y nacionalidad española que se salió de la vía con su coche, abandonó a un acompañante malherido que finalmente murió y resultó conducir ebrio, con una tasa de alcohol de más del doble del límite permitido.

Los hechos sucedieron en la madrugada de este pasado jueves en el punto kilométrico 3,1 de la carretera GIV-6741, en el término municipal de Cassà de la Selva (Girona). Al llegar al lugar de un accidente de tráfico los agentes comprobaron que solo un vehículo se había visto implicado, y que en el mismo se hallaba un ocupante con heridas de consideración. No había ni rastro del conductor.

De este modo se inició un dispositivo para localizarlo, apoyado por la Policía de Cassà, y este dio resultado poco después. Al conductor lo encontraron en la misma carretera, con heridas leves y visiblemente bajo los efectos del alcohol.

La prueba de alcoholemia arrojó un resultado positivo de 0,56 mg/l en aire aspirado, más del doble por encima del límite máximo permitido en estos casos. Por ello, lo arrestaron como presunto autor de un delito contra la seguridad del tráfico por conducir bajo los efectos del alcohol y como presunto autor de un delito de homicidio imprudente.