Imágenes de las tortugas incautadas en Mallorca.

6

Ejemplares de hasta 60.000 euros se encuentran entre las tortugas incautadas en la operación de la Guardia Civil en Mallorca contra una de las mayores organizaciones dedicada al tráfico ilegal de estos animales. Se trata de la tortuga radiata, natural de Madagascar, que si se vende en pareja puede llegar a alcanzar esa cantidad de dinero.

El teniente del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, Pedro García, ha explicado que en el operativo se han incautado más de 750 huevos y un total de 1.145 ejemplares de 62 especies de tortugas; 14 de ellas en peligro de extinción.

En esta operación, denominada Coahuila, se detuvo a tres personas que ya han sido puestas en libertad provisional.

Según ha informado García, el líder de la organización, un hombre alemán que se encuentra en libertad con cargos, ya fue denunciado en 2009 por tenencia de animales y desde entonces permaneció «casi en paradero desconocido hasta el año pasado» cuando se inició esta investigación.

Noticias relacionadas

Además, también ha informado de que la investigación ha sido «muy dificultosa», no solo por las medidas de seguridad tomadas sino porque también se quería conocer el destino hacia donde se enviaban las tortugas, principalmente Asia y Norte América.

De esta manera, cuando localizaron la finca y la registraron, los agentes investigadores descubrieron «un criadero de tortugas a nivel casi a nivel industrial».

Aunque ha señalado que en la actualidad los especímenes encontrados no se pueden introducir en la naturaleza, no se descarta que en el futuro se pueda llevar a cabo con ellos programas de conservación.

Por su lado, Mariano Mas, director del Natura Park, entidad que ha colaborado en la investigación, ha explicado que de algunos ejemplares «hace cinco años que no se encuentran en libertad».

Además, ha concretado que las tortugas estaban «bien» cuidadas ya que «eran un negocio» y que «todas están aclimatadas a Mallorca» y tenían una alimentación variada por lo que la infraestructura para poder desarrollar esta actividad, tal como ha dicho, era «importante».