Yako, en la imagen, ha participado en numerosas operaciones de búsqueda de personas.

17

Después de 11 años de fidelidad a su guía y participar en más de 25 búsquedas de personas desaparecidas (entre ellas Malén Ortiz), Yako ha sido una baja inesperada para la unidad canina de Montuïri de Protección Civil de Mallorca.

El animal, mezcla de labrador y braco, falleció el pasado miércoles atropellado por un vehículo en la carretera de s’Aranjassa.

Su propietario, Sergio Gálvez, explica que «Yako tenía 11 años y lo queríamos retirar este año porque le empezaban a costar las búsquedas largas; queríamos hacerle un homenaje porque ha sido un perro fantástico y es una lástima que haya muerto así. Son momentos difíciles porque había pasado mucho tiempo con este animal, pero poco a poco lo vamos superando en familia».

Gálvez indica que Yako estaba en una finca de la carretera de s’Aranjassa con otra perra pastor alemán. El miércoles por la noche parece ser que algún particular empezó a lanzar fuegos artificiales. «A Yako no le afectaban pero a la perra sí. Se puso nerviosa y los dos perros se escaparon de la finca. Al día siguiente me llamaron de Natura Parc porque habían encontrado a la pastor alemán, pero de Yako no se sabía nada», recuerda.

A partir de ese momento, Sergio, sus compañeros de Protección Civil y amigos comenzaron a buscarlo, a la vez que pidieron ayuda en las redes sociales. «Después supimos que lo habían atropellado y había muerto», apunta Gálvez, quien quiere agradecer la ayuda recibida por parte de la Agrupación de Montuïri y su jefe, Bernat Fiol, el resto de agrupaciones, la unidad canina de Protección Civil de Mallorca y de Jaume Pol, coordinador de Protección Civil de Balears, así como al resto de personas que han colaborado.
«En Facebook tengo más de 300 mensajes de ánimo. Yako no se merecía esta muerte. Es una decepción, pero al menos hay mucha gente que está agradecida por su labor», concluyó.