El coche accidentado, en el aparcamiento de la Policía Nacional, en s’Escorxador. | Alejandro Sepúlveda

13

El conductor que se fugó de la Policía Nacional y acabó estrellado contra un muro en el Pont d’Inca quedó este jueves por la mañana en libertad. El juzgado en funciones de guardia, no impuso ninguna medida cautelar al joven, de 23 años. El detenido alegó que no vio que la policía le diera el alto. Dijo ante la magistrada que se puso nervioso porque no tiene carnet y circulaba bajo los efectos de las drogas.

La espectacular persecución ocurrió el pasado miércoles por la mañana en las calles de Palma. El conductor, que no tiene carné, cogió el Seat León a un amigo sin avisarle e inició una huida de varios kilómetros desde la calle General Riera.

Noticias relacionadas

Cinco patrullas policiales fueron tras el joven por la calle Aragón. Iba a gran velocidad. En el Camí de Can Palou acabó empotrado contra el muro de una finca en la que pretendía dar la vuelta para esquivar a los agentes.

Los policías lo detuvieron por un delito contra la seguridad vial por circular sin carnet. El propietario del coche acudió a retirarlo con una grúa de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, situada en s’Escorxador, y explicó que el joven se había llevado el coche de casa de un familiar cuando este no estaba en su domicilio.

El conductor es un viejo conocido de la Policía Nacional. Tiene un largo historial de antecedentes. Los investigadores creen que también estuvo implicado en un accidente con una moto en la zona de el Rafal en el que también se dio a la fuga.