Los radares también se equivocan. Y una de Bélgica marcó que un coche circulaba a 696 km/h.

29

Un conductor francés se llevó una buena sorpresa cuando recibió una notificación en la que se le informaba de una sanción por exceso de velocidad tras haber sido detectado por un radar en la frontera belga. Algo en principio habitual, sino fuera porque se le detectó que circulaba a 696 km/h.

El radar marcó que Opel Astra superó el punto de medición del radar. Esta velocidad supondría superar más de 11 veces la velocidad máxima de la vía. El susto inicial fue grande, pero nadie puede asumir que esa velocidad sea real.

Es imposible que un Opel Astra pueda superar, como mucho, los 250 km/h.

El conductor, tras ponerse en contacto con las autoridades, recibió como respuesta que se trató de un error de codificación del procedimiento, que fue reiniciado.