El operativo policial contra los talleres mecánicos ilegales y las peluquerías que ejercen como bares o tiendas movilizó a una treintena de agentes en Son Gotleu. Ante el dispositivo, algunos vecinos del barrio felicitaron a los funcionarios desplegados. | A. Sepúlveda

17

¿Se imaginan una peluquería en la que a la vez que un corte de pelo se pueda tomar un cubata, comprar unos zapatos y adquirir una amplia gama de productos gastronómicos africanos? Algo más de una treintena de agentes de la Policía Local de Palma participaron recientemente en la denominada ‘operación peluafter’ contra los locales clandestinos que operaban desde hace meses en la barriada palmesana de Son Gotleu.

Las numerosas quejas vecinales alertaron a los agentes de la proliferación de peluquerías que durante el horario diurno ejercían de forma correcta su actividad laboral, pero que al caer la noche, se transformaban en improvisados afters y tiendas. Cuando los agentes entraron en los establecimientos se encontraron a varias personas consumiendo bebidas alcohólicas en el interior. Además, en los citados locales había una exposición para la venta de zapatos y diferentes productos gastronómicos. Los propietarios reconocieron los hechos y apuntaron que se trataba de una forma de obtener ingresos extra.

Lo más sorprendente fue que cuando los policías se desplegaron en las calles Francesc Julià, Pico Veleta y Málaga detectaron un grupo de más de una decena de personas haciendo botellón frente a las peluquerías. Al percatarse de la presencia policial, todos salieron corriendo dejando debajo de un coche cuatro bolsas llenas de cogollos de marihuana preparados para la venta.

Simultáneamente, la Policía Local también detectó la presencia de tres talleres mecánicos clandestinos. Todos los propietarios fueron sancionados por un delito contra el medio ambiente y por la utilización de productos tóxicos sin autorización. La ‘operación peluafter’ finalizó con más de 200 vehículos controlados, 50 sancionados y 23 turismos inmovilizados por falta de seguro obligatorio.

También se levantaron numerosas actas por botellón y por tenencia de sustancias estupefacientes en la calle. La operación sigue en estos momentos abierta y se realizarán controles cada semana.