Lugar donde se ha producido el suceso. | Pilar Pellicer

14

Un joven británico de tan sólo 22 años falleció en la madrugada de este domingo tras precipitarse desde una altura de un quinto piso en una finca de la calle Aragón, en Palma. En torno a las seis de la mañana, un transeúnte detectó la presencia de un joven tendido en el suelo. Tras alertar a los equipos de emergencia, el médico del PAC de Escola Graduada y varias unidades de la Policía Local de Palma se personaron en el lugar.

A su llegada, el facultativo comprobó que el paciente estaba inconsciente, sin pulso y que las heridas que presentaba era de extrema gravedad. Acto seguido, inició las maniobras de reanimación y solicitó la presencia de una UVI móvil con carácter de urgencia. Finalmente, el británico falleció sin que los equipos sanitarios pudieran hacer nada por salvarle la vida.

Minutos más tarde, el Grupo de Homicidios y el Equipo de Policía Científica de la Policía Nacional llegaban al lugar del trágico suceso para hacerse cargo de la investigación. Las primeras hipótesis apuntaban a la posibilidad de que se tratara de un atropello con fuga. Una herida sangrante en la cabeza y los policontusiones que presentaba la víctima eran factibles con esta teoría.

Finalmente, los investigadores se percataron de que se trataba de un precipitado. De hecho, en la cuarta planta (pero de una altura de cinco pisos, ya que había entresuelo) había una vivienda ocupada por un grupo de ingleses que estaban celebrando una fiesta. Cuando la policía subió al piso para hablar con ellos se encontraron con un montón de botellas vacías y a los compañeros del fallecido en un estado de embriaguez muy elevado. Se sospecha que la muerte fue accidental. Una barandilla relativamente baja del balcón y el alcohol pudieron convertirse en una combinación mortal.

Larga espera

A algunos vecinos y transeúntes de la calle Aragón les llamó poderosamente la atención la tardanza a la hora de retirar el cadáver de la vía pública. «Han estado más de dos horas con el chico tapado con una manta. Hasta que el juez no ha ordenado el levantamiento los empleados de la empresa funeraria no se lo han llevado», comentaba un vecino.


La tardanza se produjo porque se estaban investigando las causas de la caída y los grupos policiales estaban recabando pruebas y tomando declaración a los testigos.