Durante todo el jueves, los agentes de la Guardia Civil inspeccionaron la zona en busca de pruebas. | Alejandro Sepúlveda

0

Los primeros resultados de la autopsia practicada al cadáver hallado en los bajos de unos chalets adosados en Cala Lliteres no han hallado signos de violencia.

Los forenses que han practicado esta autopsia han remitido diferentes pruebas a laboratorios de la península.

Además, han cotejado dichas pruebas con otras de la familia del Kai Uwe Palma, el cocinero alemán desaparecido en Cala Rajada el pasado mes de agosto. El resultado del ADN no es inmediato, por lo que habrá que esperar un tiempo relativo para saber si efectivamente se trata de este joven.

La complexión del cadáver hallado y los datos físicos que se ha ofrecido del cocinero coinciden, pero serán las pruebas de ADN las que confirmen si verdaderamente se trata de él.

Hechos

Un trabajador fue el que descubrió este jueves el cadáver en avanzado estado de descomposición en los bajos de unos chalets adosados en Cala Lliteres (Capdepera), en un angosto hueco para las tuberías.

Noticias relacionadas

La Guardia Civil montó un gran despliegue en la zona y habló con varios vecinos para recabar información.