Baltasar Cabrera. | Redacción Sucesos

21

Baltasar Cabrera todavía estaba dolorido este lunes tras la paliza que sufrió el pasado fin de semana en la plaza del Vapor de Palma. «Yo creo que me pegaron y robaron cuando salía de una discoteca de Palma por el hecho de ser gay», explica la víctima por a Ultima Hora.

La agresión se produjo en la entrada de la calle San Magín. «Dos chicos jóvenes, de unos 25 años de edad y origen árabe, se me acercaron. Uno de ellos me pidió de forma amable la hora. Lo último que recuerdo es levantarme del suelo en un enorme charco de sangre», añade Cabrera.

Los agresores le habían robado el teléfono móvil, un anillo de oro exclusivo y una pulsera del diseñador alemán Thomas Sabo. «No sé si tendré la fortuna de que la Policía Nacional consiga detenerlos y que paguen de una forma u otra por esta brutal paliza. Tengo un labio y una ceja rota, un diente partido y la impotencia de no haber tenido tiempo ni de defenderme», afirma Baltasar, que fue agredido fuera de la discoteca, el personal de la cual salió en auxilio del joven.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía se han hecho cargo de la investigación de una serie de robos con violencia registrados en la madrugada del domingo en Palma. El denominador común es que los autores, un grupo de unos tres o cinco ciudadanos marroquíes, han empleado una violencia extrema provocando lesiones importantes a los denunciantes. Los robos se cometieron entre las cuatro y las seis de la madrugada. Las víctimas fueron chicos muy jóvenes que regresaban a sus domicilios solos y bajo los efectos del alcohol.

Noticias relacionadas