La falta de policías locales en Bunyola se ha convertido en un problema. | Alejandro Sepúlveda

99

El juzgado de Instrucción número 2 de Palma ha procedido a la imputación de un policía local de Bunyola acusado de un presunto delito de denegación de auxilio por funcionario público. El agente no acudió a la llamada de una víctima alegando que ya se había acabado el turno y que estaba cambiado de ropa.

Los hechos, según la denunciante, sucedieron el domingo día 25 de junio, entre las 21.45 horas y las 22.15 horas en un domicilio del término de Palmayola. La mujer salió de su casa para ir a buscar a su hijo de 15 años que estaba en Palma y cuando regresó de nuevo a su casa se percató de que había sido víctima de un robo. Lo peor de todo fue que su marido había sido agredido.

El dueño de la casa escuchó ruido, salió al pasillo y se encontró al ladrón que le gritó: «Te voy a matar cabrón» y lo amenazó con un objeto. Así como pudo, el hombre se defendió forcejeando durante unos instantes. A consecuencia del enfrentamiento se fracturaron varios cristales de la casa. El matrimonio denunció que le habían robado joyas y dinero.

«A las 22.22 horas de día 25 de junio de 2017, llamé a la Policía Local de Bunyola. Le dije que era la víctima de un robo con violencia y que necesitaba ayuda. La persona que me cogió el teléfono me contestó que ya había acabado su turno (a las 22 horas) y que ya se había cambiado. También me informó que desde las 22 horas hasta las seis de la mañana el municipio no tenía servicio de Policía Local, que llamara al 112 o a la Guardia Civil».

La mujer considera «muy grave» la falta de presencia policial y se siente «totalmente abandonada». Finalmente, a la una de la madrugada, se personó una patrulla de la Guardia Civil de Calvià en el domicilio para hacerse cargo del incidente.

El agente

Por otra parte, la defensa del policía local implicado sostiene que: «Vamos a denunciar al Ayuntamiento de Bunyola porque no se ajusta a la legalidad realizar turnos policiales de un solo agente. El policía acudirá al juzgado e informará a la autoridad judicial que la llamada se recibió fuera de su turno de trabajo y que quien debía hacerse cargo del servicio era la Guardia Civil», concluye.