El testigo protegido número 31 acusa a varios bomberos de Palma de hacer la vista gorda.

41

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han logrado identificar y localizar en el extranjero a cinco prostitutas que, supuestamente, participaron de las bacanales sexuales con policías, empresarios y políticos de Palma.

Tras varios meses de intensa búsqueda, los agentes responsables del caso contactaron con las prostitutas. Su localización resultó muy complicada dado que algunas de las mujeres se encontraban en Bulgaria, Rumanía, Cuba y Brasil. Está previsto que todas ellas presten declaración a través de videoconferencia desde sus países de residencia. Se trata de un testimonio clave para la causa al entender los investigadores que su declaración avalará a la del resto de prostitutas que ya testificaron con anterioridad.

Noticias relacionadas

Por otra parte, las defensas del grupo Cursach han presentado ante el juzgado de Instrucción número 12 un documento en el que afirman que la casa de citas de la calle Luis Martí, donde la ‘madame’ (testigo protegida número 31) afirma haber explotado como club de alterne desde el 2014 al 2016, «ha estado inhabitada desde el año 2012 hasta el 2016 y que, durante ese tiempo ha estado en la cartera de dos inmobiliarias de nuestra ciudad».

Acusación

El testigo protegido número 30 ha acusado a los bomberos de tráfico de favor. Así afirma: «Los responsables de los Bombers de Palma, encargados de inspeccionar el establecimiento y planes de emergencia, eran los que hacían ‘striptease’ en el local (Titos). Se presentaron cinco bomberos para hacer una inspección y acabaron quedándose en tanga delante de todos los clientes».