El arresto fue practicado por agentes de la Policía Local de Llucmajor.

9

Agentes de la Policía Local de Llucmajor procedieron ayer a la detención de un ex preso acusado de conducir un coche robado con tres adolescentes fugadas de un centro de menores en Llucmajor.

Todo comenzó cuando un ciudadano se dirigió -a la carrera y visiblemente alterado- hacia una pareja de agentes de la Policía Local informándoles que, unos instantes antes, había visto a cinco personas en el interior de un Nissan Terrano 4x4 propiedad de un amigo suyo al que se lo habían robado. Rápidamente, los agentes, acudieron hasta la posición indicada por el transeúnte y procedieron a dar el alto al conductor.

Sospechoso

Desde el primer instante, la actitud del mismo fue muy sospechosa, incluso haciendo el amago de darse a la fuga. Tras quitarle las llaves, los policías comprobaron con la central que se trataba de un coche que había sido robado en Can Pastilla el pasado mes de julio. Además, el conductor carecía de carnet de conducir y contaba con múltiples antecedentes policiales. De hecho, ingresó en prisión en 2004 y salió del centro penitenciario en 2016.

Lo más llamativo del caso fue que al pedir la documentación de los acompañantes, comprobaron que había tres adolescentes, todas ellas menores de edad. Una de ellas, de 13 años, que resultó inimputable. Las otras dos, de 14 años, se encontraban fugadas de sus respectivos centros de tutela de menores. La rocambolesca historia se complicó mucho más cuando las chicas confesaron a los policías que se habían subido al coche porque los adultos les dijeron que acababan de robar un coche y que las invitaban a dar una vuelta.