El turista, el jueves, en una urbanización próxima a la vivienda donde se coló. | Redacción Sucesos

10

La propietaria de una casa de Portals Nous se llevó un susto al encontrarse a un turista ebrio que se había colado en su jardín el pasado jueves por la noche. El joven, para acceder hasta la vivienda, atravesó una zona boscosa en torno a las doce de la noche. Saltó una valla y cayó en el jardín. Sufrió varios rasguños en la pierna al trepar.

La mujer escuchó un fuerte ruido y abrió la ventana de la cocina. El individuo, delgado y de 1,80 metros de estatura, preguntaba gritando en inglés por un taxi. Huyó después de que la moradora le pidiera que se marchara o llamaría a la policía.

Uno de los moradores de la vivienda explicó a los policías por teléfono que un hombre había saltado por la verja al jardín y le decían que se fuera. El joven levantaba los brazos y pedía por un taxi.

Alcohol y drogas
Efectivos de la Policía Local de Calvià y de la Guardia Civil acudieron de inmediato al domicilio, situado en la calle Ramón Llull de Portals Nous. Los agentes localizaron al individuo en otro chalet adosado de la urbanización y lo identificaron. Parecía que iba bajo los efectos del alcohol o algún tipo de droga. El extranjero se marchó y siguió preguntando por un taxi en una urbanización cercana.