Imagen facilitada por el servicio de Aduanas francés que interceptó el pasado viernes en Córcega un Picasso valorado en más de 25 millones de euros, perteneciente al banquero español Jaime Botín. | Efe

0

El banquero Jaime Botín ha sido procesado por un presunto delito de contrabando por exportar irregularmente el cuadro de Picasso «Cabeza de mujer joven», valorado en 26 millones euros, en un auto en el que se archiva la causa contra el otro imputado, el capitán del barco donde fue hallada la obra.

El Juzgado de Instrucción de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) ha dado por finalizada la investigación en un auto fechado el pasado 29 de mayo y que es recurrible.

El magistrado transforma las diligencias previas en procedimiento abreviado y propone juzgar a Jaime Botín -hermano del fallecido presidente del Banco Santander Emilio Botín- por un presunto delito de contrabando al considerar que sacó el cuadro de España para venderlo a través de una casa de subastas «estando vigente la prohibición administrativa de exportación».

Botín solicitó la exportación en 2012 y el cuadro fue finalmente interceptado en agosto de 2015 a bordo de un buque atracado en un puerto de Córcega por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que lo trasladaron al Museo Reina Sofía para su custodia.

El juez acuerda archivar la causa con respecto a Paul Frederick Goss, capitán del barco.

Subasta

El auto recuerda que el 5 de diciembre de 2012 la casa de subastas Chirstie's Iberica, actuando en nombre de Jaime Botín, solicitó permiso para la exportación definitiva de «Cabeza de Mujer», valorado en 26 millones de euros y pintado en 1906, haciendo constar que la obra estaba en una casa del banquero de la urbanización La Finca de Pozuelo.

El objetivo era vender el cuadro a través de la casa de subastas, pero la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español propuso denegar el permiso, al igual que hizo luego la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Educación.

Pocos días después un empleado de Christie's comunicó a la Dirección General de Bellas Artes que aquella petición era un error porque la obra siempre estuvo en el extranjero, pero los investigadores comprobaron que este empleado escribió luego en un correo electrónico que el cuadro esta en la urbanización madrileña de La Finca.

El 28 de diciembre de 2012 la Administración acordó cautelarmente la inexportabilidad de la obra, subraya el auto, que relata que en enero de 2014 se constató que el cuadro estaba en el buque Adix, propiedad de la empresa panameña Euroshipping Charter Company INC, con bandera del Reino Unido y cuyo principal accionista es Jaime Botín.

El barco estaba en el puerto de Valencia y allí se situó el 10 de julio de 2015, cuando la Guardia Civil pidió al capitán una declaración escrita de la carga del buque y en ella no se encontraba la obra.

El juez expone que Botín hizo caso omiso de la prohibición de exportación, dado que se tuvo conocimiento de que el 31 de julio el cuadro había sido localizado por el servicio de aduanas francés atracado en el puerto de Calvi, en Córcega (Francia), con destino a Suiza.

Por ello, el cuadro fue incautado y traído a España por agentes de la Guardia Civil el 6 de agosto de 2015 y actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía.