234

Inmaculada Efna, ha sido detenida por agentes de la Policía Local de Palma y acusada de un presunto delito de allanamiento de morada cuando intentó 'sacar' por la fuerza a una ocupa que se le había instalado en su piso ubicado en la barriada de Son Gotleu.

A las 15.21 horas del pasado sábado, varias llamadas alertaron a la central del 092 de la presencia de un varón esgrimiendo un cuchillo en plena calle de Son Gotleu. Al llegar las unidades policiales, localizaron a uno de los implicados, identificado como Diego S.A., de 45 años, y que posteriormente fue detenido por un delito de amenazas con arma blanca.

Todo apunta que una mujer ocupó de manera ilegal el pasado día 8 de marzo un inmueble. Cuando esta mujer salió de la casa para hacer la compra, la legítima propietaria en compañía de su amigo (Diego) rompieron el candado y accedieron a su vivienda. Al llegar la Policía Local, los agentes hallaron ropa tendida y enseres de la ocupa en el interior del piso y por ese motivo procedieron a su detención por allanamiento de morada.

Noticias relacionadas

Por su parte, Diego S., comenzó a gritar: «Me han cambiado el candado. Estoy harto de ellos. Nos han roto la puerta de mi amiga y la han ocupado ilegalmente. Yo me he criado en Son Banya y os voy a matar. No te tengo miedo».

«No entiendo nada. Me metieron en el calabozo como si fuese una delincuente por el simple hecho de tratar de recuperar y defender mi casa. Yo no soy ninguna asesina ni ladrona. Lo único que quiero es regresar a mi casa con mis hijos y olvidar toda esta pesadilla». Estas son las palabras de Inmaculada Efna, la propietaria, que ha ofrecido una entrevista a Ultima Hora.

Por su parte, la ocupa, María Molero, quien también ha hablado con este periódico, ha explicado: «Tengo 66 años, no sé leer ni escribir y cobro una pensión de unos 400 euros. Con este panorama, ¿qué quieres que haga? Lo único que hicimos fue darle un patadón a la puerta y entrar a vivir para no tener que dormir en la calle. Es una cuestión de humanidad».