Piscina de un chalet en Mallorca. | Redacción Digital

2

El servicio de Salud Ambiental registró el año pasado 55 incidencias en piscinas, de las que 46 se produjeron en alojamientos turísticos, ha indicado este miércoles la Consellería de Salud.

Los ahogos y traumatismos craneoencefálicos fueron los accidentes más numerosos.

Del total de 55 casos, 17 fueron de niños de hasta 9 años y en lo que se refiere a los adultos los hombres sufrieron más accidentes que las mujeres.

Según la Consellería en 44 casos había socorristas en el recinto, aunque estos intervinieron en 35 ocasiones.

«Aún existen casos de ausencia de personal formado en socorrismo, personal socorrista insuficiente o personal formado en socorrismo que realiza otras funciones que les impiden una adecuada vigilancia de la piscina,» ha señalado la dirección general de Salud Pública y Participación dependiente de la Consellería de Salud.

Por islas, en Mallorca se registraron 28 incidencias; en Menorca, 11 casos, mientras que en Ibiza y Formentera, se produjeron un total de 16 accidentes.

El mayor número de incidencias (46) ocurrieron en piscinas de hoteles y de otros tipos de alojamientos turísticos.

Un total de 7 casos se produjeron en piscinas de espacios de ocio y deportivos en los que la actividad principal está relacionada con el agua, como piscinas municipales o parques acuáticos.

En piscinas comunitarias de uso privado se dieron dos casos. No se registraron incidentes en piscinas unifamiliares.

De las 55 incidencias, 19 fueron por ahogo. Según destaca el servicio de Seguridad Ambiental, 12 afectaron a niños de hasta 9 años, y la única víctima mortal fue persona de 78 años.

También se registraron dos lesiones medulares y 17 traumatismos craneoencefálicos. De éstos traumatismos, diez los sufrieron niños de hasta 4 años; uno en el tramo de 15 a 24 años; tres en el de 25 a 50 años y otros tantos en personas de más de 50 años.

Asimismo, se registraron 34 casos de heridas, golpes y desmayos.

Por grupos de edad, el más numeroso fue el de mayores de 50 años, con 17 afectados, seguido del de 25 a 50 años, con 13 casos y el de 0 a 4 años, con 12 casos. El grupo de 15 a 24 años registró siete accidentados y el de 5 a 9 años, cinco. No se produjeron accidentes en niños entre 10 y 14 años.

En 33 ocasiones la incidencia la notificó el servicio del 061, en 12 casos lo hizo un particular, y en 10, los dos.

En 44 ocasiones había socorrista en el recinto, en cuatro no había, en do casos no había pero no era obligatorio (menos de 50 metros cuadrados de superficie de agua o menos de 50 plazas turísticas) y en otros 5 casos el servicio no dispone del dato.

En aquellas piscinas donde había socorristas, éstos intervinieron en 35 ocasiones. En ocho no lo hicieron. En uno de los casos no hay datos.

De a cuerdo al servicio de Salud Ambiental en 2014, el 55 por ciento de los establecimientos inspeccionados con motivo de una incidencia tenía socorrista, mientras que en 2016 la proporción subió hasta el 80 por ciento.