El policía tutor, Diego Amor, con sus nuevas ‘ayudantes’ durante el patio. | Xisca Coll

19

La Policía Local de Llubí vuelve a convertirse en todo un referente en materia de seguridad educativa e implanta un sistema pionero en Balears de lucha contra el acoso escolar. Con la finalidad de erradicar la pequeña conflictividad y potenciar la seguridad preventiva, el policía tutor y la dirección del colegio público Durán Estrany de Llubí han puesto en marcha un novedoso proyecto. Se trata de seleccionar un grupo de alumnos de sexto curso a los que el policía tutor realizó previamente una entrevista y un curso para aprender a detectar pequeños problemas.

Los nuevos ‘patrulleros escolares’ lucen un peto amarillo con el emblema de su cargo. Durante los periodos del patio de manera rotativa, los vigilantes se encargan de detectar la presencia de niños que juegan solos o están aislados, pequeños síntomas de bullying, control de pasillos, baños, orden al entrar y salir del patio, conflictos, etcétera...

Una vez finalizado el recreo, los ‘patrulleros’ se reúnen con la directora del centro, la jefa de estudios y el policía tutor y ponen en común la experiencia vivida y las incidencias registradas.

‘La patrulla del chupete’

Los vecinos de Llubí ya pudieron comprobar del agente Diego Amor la implicación con el pueblo. Sus iniciativas policiales y de integración con los jóvenes han convertido a Llubí en todo un referente a nivel nacional. ‘La patrulla del chupete’ fue otra de las novedades utilizadas para que los niños del pueblo aprendieran de una manera didáctica y práctica la importancia de la seguridad vial.