Gabriel Amaya, ‘El Ove’, cabizbajo con camiseta blanca al inicio de una sesión en los juzgados. | Teresa Ayuga

74

Gabriel Amaya, más conocido como El Ove, se encuentra en paradero desconocido tras fugarse de la prisión de Palma aprovechando un permiso penitenciario.

El interno cumplía escrupulosamente con sus obligaciones hasta que, hace unos meses, al cabecilla del clan se le concedieron cinco días de permiso que aprovechó para coger a su mujer e hijos y darse a la fuga.

Fuentes próximas a la familia a las que ha tenido acceso este diario han confirmado que ‘El Ove’ estaba cumpliendo una condena de cinco años, pero cuando los tribunales le ratificaron dos condenas más de cinco años cada una de ellas, es decir, 15 años en total, decidió huir del país. Se sospecha que Gabriel Amaya y su familia están viviendo en algún país de Sudamérica, lugar donde entabló algunos lazos gracias al tráfico de drogas.

En noviembre de 2013, el líder del clan de ‘Los Bizcos’ fue arrestado durante una redada en el poblado de Son Banya. En dicho operativo también fue detenida su mujer y un guardaespaldas.

El arresto del cabecilla se realizó en una vivienda de Alaró donde estaba escondido. Los investigadores sospechaban que desde allí dirigía los asuntos relacionados con el narcotráfico. Los agentes hallaron 130.000 euros escondidos en la chimenea del domicilio.