Imagen tomada el viernes por la noche en Magaluf, durante la operación policial. | Michel's

8

La banda de narcos que inundaba Punta Ballena de cocaína entraba la droga en Mallorca en lanchas de recreo, que pasaban desapercibidas en el frenético verano mallorquín. Luego, esos kilos eran almacenados en los denominados pisos «guardería», donde quedaban bajo custodia a la espera que se agotara el material en Magaluf y fuera necesario reponerlo. Como un súper, pero de la droga.

Noticias relacionadas

Tal y como informó este sábado Ultima Hora, en la ‘operación Dajú’ se han intervenido cinco kilos de cocaína, cuatro kilos de sustancia de corte, diez teléfonos móviles, sustancias para la manipulación y adulteración de las drogas y 6.500 euros en efectivo. Todo un mazazo al narcotráfico, que está en sus horas más bajas después de las sonadas operaciones de la Guardia Civil y, también, de la Policía Nacional.

La banda estaba formada por ciudadano británicos y por españoles y de momento han sido detenidos cuatro narcos, aunque el número está previsto que ascienda a una decena. Su actividad, sin embargo, no era precisamente discreta. En el edificio Porto Cristo, en la avenida s’Olivera de Magaluf, eran muchos los vecinos que sospechaban de los inquilinos detenidos el viernes por la noche. «Aquí mucha gente sabía lo que estaba pasando, pero había mucho miedo. Yo tengo dos hijos y estaba aterrorizado de que no le vendieran droga a ellos», contó un residente de la zona.