La Guardia Civil sacó cajas con material intervenido en una de las casas registradas en Manacor, el viernes al mediodía. | Alejandro Sepúlveda

4

La banda de narcotraficantes marroquíes desarticulada el viernes por la Guardia Civil en Manacor controlaba tres puntos de venta de droga que eran de los más activos de la comarca. De momento, en la operación hay cuatro detenidos, que el lunes pasarán a disposición judicial.

La Policía Judicial de la Guardia Civil y el EDOA (Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga) llevaban meses tras los pasos de la organización, que adoptaba numerosas medidas de seguridad para evitar que sus miembros fueran seguidos o levantaran sospechas.

La red tenía al menos dos bares que servían de tapadera, y que eran puntos fijos de venta de hachís, marihuana y cocaína. A lo largo de estas semanas, los agentes han ido identificando a numerosos compradores, que han reconocido que adquirieron las sustancias en esos establecimientos.

La investigación abierta por la Guardia Civil trata de aclarar si la banda de narcos marroquíes también vendía drogas, sobre todo marihuana y hachís, a menores. De momento no hay constancia, pero no se descarta.