El hombre, en el banquillo de la Audiencia de Palma, durante el juicio. | Alejandro Sepúlveda

9

«Sí, es verdad que lo hice. Y estoy muy arrepentido». Es la confesión de un hombre de 41 años que violó a un menor con una discapacidad del 70 por ciento en Son Servera. El acusado aceptó cuatro años de prisión ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Palma por un delito de abuso sexual. «Me dijo que no contara nada a mis padres», respondió el joven a la pregunta formulada por el ministerio público, que solicitaba inicialmente una condena de seis años de cárcel para el encausado.

Los hechos que fueron juzgados este lunes ocurrieron el 8 de octubre de 2012. El imputado se encontró con la víctima, de 15 años de edad, en las proximidades de la plaza del Mercat del municipio referido. Consciente de que el menor adolecía de una discapacidad severa y un retraso mental, el procesado lo llevó a un lugar apartado, le pidió que se desnudara y lo violó.

El tribunal impuso al hombre la prohibición de acercamiento en una distancia inferior a 200 metros a la víctima y la comunicación, ya sea de forma directa o indirecta, durante un periodo de 10 años.