El agente arrestado, el día que fue puesto a disposición judicial, con el rosto cubierto. | V.M.

4

La Audiencia Provincial ha desestimado la petición de libertad del único preso preventivo por el caso de corrupción en la Policía Local de Palma. Miguel E., agente ya jubilado, lleva en prisión desde el pasado mes de agosto por orden del magistrado que instruye la causa.

Su defensa apeló la decisión y ahora la Audiencia la ha ratificado. El auto, que fue notificado ayer, alude a la existencia de riesgo de que el imputado manipule pruebas o que reincida en los mismos delitos.

El agente está imputado por extorsionar a empresarios de Platja de Palma y por cohecho. Fue uno de los primeros arrestados en la causa por cobrar de empresarios si bien quedó en libertad tras abonar una fianza de 30.000 euros. Siete meses después nuevos testimonios ampliaban los indicios en su contra por lo que fue arrestado de nuevo y, esta vez ingresó en prisión provisional. En concreto, el gerente de un club de alterne afirmó que este policía reclamó a su jefe dinero a cambio de hacer la vista gorda con varias denuncias cuando el policía trabajaba en la Patrulla Verde. El testigo afirmó que acudió varias veces al local a horas extrañas y que él interpretó que quería dinero. Su jefe le dijo que se negaba a pagarle «más».