37

La Policía Nacional desarticuló en la madrugada del viernes a uno de los grupos más activos, tras la detención de once personas, ocho de las cuales por robos con violencia y hurtos, y tres más por infracciones a la Ley de Extranjería.

La actuación contra estos clanes de delincuentes es uno de los objetivos de la Policía Nacional de Palma, que tiene identificadas a entre 40 y 60 personas, la mayoría de ellas mujeres nigerianas, que forman parte de estas bandas que se dedican a robar a turistas, utilizando violencia extrema en muchos casos o incluso pistolas eléctricas para inmovilizar a las víctimas. Los clanes están perfectamente estructurados y se reparten las distintas zonas de actuación.

Según indica la policía, la investigación de la actividad delictiva de estos grupos «es muy compleja debido a diferentes razones: movilidad de residencia (cambios constantes de domicilio), identidades falsas siempre, utilización de ‘disfraces’ y especialmente actuación nocturna en pequeños grupos sobre víctimas que no son capaces de saber qué les ha pasado, dónde les ha pasado o quién ha podido ser el autor de la sustracción».

Las mujeres escogen a las víctimas de madrugada y suelen ir directamente a por turistas ebrios. Les ofrecen servicios sexuales pero el objetivo es robarles los objetos de valor que portan encima, dándoles una paliza si se resisten. Los once detenidos en la última redada en la Platja de Palma permanecían el sábado en dependencias policiales y serán puestos a disposición del juzgado de guardia de Palma en las próximas horas.