Imagen de archivo de un autobús de la EMT en la zona donde sucedió la agresión. | Ultima Hora

28

Una simple discusión de tráfico entre un conductor de la EMT (Empresa Municipal de Transports) y un peluquero de 70 años de edad, estuvo a punto de acabar en tragedia. Sobre las 15.30 horas del martes, uno de los articulados que cubren la línea 25 de Platja de Palma llegó a la parada del número 48 de la calle Trasimé. Una vez allí, se encontró con un turismo que había estacionado de manera incorrecta en el reservado destinado para el autobús municipal.

A partir de ese instante, las versiones son algo contradictorias, pero parece ser que el chófer de la EMT tocó el claxon y le recriminó al conductor del coche su acción. Acto seguido, ambos hombres iniciaron una acalorada discusión que culminó cuando el propietario del turismo accedió al interior de la barbería -local de su propiedad- donde cogió una tijeras y con ellas arremetió contra el conductor del autobús clavándole las mismas a la altura del pecho. Una vez perpetrada la agresión, el septuagenario abandonó el lugar. Una ambulancia del SAMU-061 trasladó al herido al hospital de Son Espases.

Rápidamente, numerosas patrullas del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local de Palma realizaron varias batidas por la zona y localizaron al presunto agresor. El barbero reconoció que había aparcado de manera incorrecta, pero que el chófer del autobús le habló de muy malas maneras. El detenido afirmó que tuvo que defenderse porque el conductor del bus le había pegado un puñetazo y que repelió la agresión clavándole unas gafas. Los policías se entrevistaron con varios testigos presenciales y, una vez escuchadas todas las versiones, procedieron a la detención del barbero por un presunto delito de tentativa de homicidio. Los citados testigos declararon que vieron como el peluquero le clavaba un objeto en el pecho al conductor de la EMT tras mantener una violenta discusión, pero niegan que el chófer le pegara previamente.