Imagen de la calle Rei Martí de Palma donde tuvieron lugar los hechos. | Alejandro Sepúlveda

«He ido a recoger limones al patio de mi vecino de la planta baja. He subido a mi casa para coger mi escopeta para disparar a varios gatos que estaban escondidos en unos matorrales. Disparé tres veces y estaba esperando a que salieran». Esta fue la explicación que ofreció a la Policía Nacional un hombre de 55 años de nacionalidad española detenido acusado de de abrir fuego contra su vecino y amenázarlo de muerte.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 18.20 horas del pasado martes. Según varios testigos, un hombre se encontraba en el interior del patio de su vecino. Al percatarse el dueño de la vivienda de dicha situación, acudió de inmediato a su casa recriminándole que accediera a su patio sin su consentimiento. Una vez dentro, el vecino conflictivo lo recibió gritándole: «Te voy a pegar un tiro». Acto seguido, el dueño del patio escuchó la carga de munición de un arma de fuego. Unos segundos más tarde, el presunto agresor cogió una escopeta de caza mayor y disparó a unos matorrales hasta en tres ocasiones.

Ante esta situación, el dueño de la vivienda se introdujo en su casa llamó a la policía.Rápidamente, numerosas dotaciones policiales se personaron en el lugar provistos de chalecos antibalas y acordonaron la zona. Los agentes llamaron a la puerta y, tras varios minutos de cierta tensión, el sospechoso salió con las manos en alto y en ropa interior.

Los policías localizaron dentro de la vivienda una escopeta de caza mayor cargada, preparada para disparar y con tres cartuchos en la recámara. Además, también se incautó un revolver de fogueo calibre 38.

El arrestado pasó la noche en los calabozos de la Policía Nacional y fue puesto a disposición judicial.