Imagen de el husky «Teddy».

50

«Todavía no me creo lo que ha pasado, dejé mi perro a una persona que se anuncia como cuidador de animales para irme de viaje y al volver me dicen que está muerto y enterrado».

Fran Díaz es un vecino de Palma que estos días se encuentra desolado después de la trágica pérdida de su husky siberiano «Teddy». El joven ha denunciado los hechos ante la Guardia Civil.

Fran dejó a «Teddy» el pasado domingo 11 de enero en una residencia canina de la calle Es Pou Nou de Santa Eugènia ya que tenía que irse una semana de viaje. «El responsable se anuncia en internet como cuidador y ofrece guardería, residencia y escuela animal. Dejé toda la semana pagada y a las 19.37 horas del domingo el cuidador publicó en Facebook que ‘Teddy’ iba a pasar unos días con ellos, y colgó fotos diciendo que se adaptaba perfectamente a su nuevo hogar. Pero los siguientes días no respondió a mis mensajes y al cabo de cinco días me envió un whatsapp diciéndome que ‘Teddy’ había muerto’».

El afectado añade: «Después he sabido que el día 12 el cuidador dejó a ‘Teddy’ suelto con dos pitbulls que había en la casa y lo devoraron. Ese día el cuidador llevó a mi husky al veterinario y le pusieron 50 puntos en la cabeza y alrededor del cuello. El veterinario le dijo que al día siguiente quería ver al perro. El cuidador se lo llevó de nuevo y ‘Teddy’ había experimentado una ligera mejoría. El día 14 el veterinario volvió a examinar al animal. Como había empeorado le dijo al cuidador que tenían que hacerle unas pruebas, pero el cuidador no quiso pagar más asistencias porque no tenía dinero y se lo llevó a la residencia. En la madrugada del jueves al viernes ‘Teddy’ murió y el cuidador lo enterró en su patio».