María Dolores, en su casa de sa Pobla. | Alejandro Sepúlveda

«No soy una mujer maltratada. Quiero decir bien alto y bien claro que mi marido nunca me ha puesto una mano encima. Nos queremos y él me respeta. Francisco es el hombre de mi vida y yo soy su mujer», afirma María Dolores, esposa del vecino de sa Pobla encarcelado por disparar a la Guardia Civil.

Noticias relacionadas

La mujer, que rompió su silencio en exclusiva para Ultima Hora, manifiesta que todo es obra de una conspiración vecinal contra su familia.

«Durante todos estos días se han estado publicando muchas falsedades contra mi esposo. Yo hace seis años que mantengo una relación con él y os puedo asegurar que es una persona encantadora. Jamás me ha puesto una mano encima. Yo quiero a mi marido, somos una pareja muy enamorada. El problema surge desde el momento que se interpusieron en nuestra relación los vecinos. Uno de ellos es un policía local de sa Pobla que nos está amargando la vida junto a un grupo de sudamericanos que viven enfrente de casa. Nos están haciendo la vida imposible. Ahora no puedo contarlo todo, pero en cuanto se levante el secreto del sumario más de uno quedará retratado», añade María Dolores.