0

La juez ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza, para la madre del niño de dos años cuyo cadáver fue hallado la semana pasada cerca de las vías del tren del barrio ovetense de La Argañosa y su pareja, a los que imputa un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento.

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Oviedo también imputa tanto a la mujer, F.C., de nacionalidad marroquí y de 21 años, como a su pareja, D.F., natural de Cambre (A Coruña) y de 33 años, un delito de lesiones y maltrato habitual.

Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), al detenido se le imputa también un delito de robo con fuerza.

La titular del Juzgado, que mañana podría levantar el secreto sobre la investigación, ha tomado esta decisión tras tomar declaración durante dos horas a cada uno de ellos.

Noticias relacionadas

La pareja, que fue detenida el pasado martes en León tras una intensa búsqueda, será trasladada esta tarde al Centro Penitenciario de Villabona.

El cadáver del niño fue encontrado el lunes de la semana pasada por operarios de mantenimiento de Adif mientras realizaban labores de desbroce junto a las vías de tren, entre el apeadero de FEVE y el barrio de Vallobín de la capital asturiana.

La búsqueda de la pareja se inició tras la identificación del cadáver del menor en la autopsia practicada en el anatómico forense, que reveló una muerte violenta por múltiples lesiones el pasado 31 de octubre.

La madre y su pareja finalmente fueron detenidos el pasado martes en las inmediaciones de un parque público del barrio de Las Ventas de la capital leonesa, después de que el cerco policial provocara que el hombre optara por llamar al 112 para informar de su intención de entregarse.

Durante los interrogatorios policiales practicados este miércoles en la Comisaría de Oviedo, la madre aseguró a los agentes que hasta el momento de su detención desconocía que su hijo hubiera fallecido, ya que su pareja la tenía «totalmente engañada» y le había dicho que el pequeño se encontraba con su familia y que en unos días volverían a verlo, según informó a Efe la letrada que asiste a la mujer.

Por su parte, y según dijo su abogado, el hombre declaró durante más de cuatro horas en dependencias policiales «consternado, destrozado, lloroso y apesadumbrado», pero mostrando su disposición a colaborar con la justicia.