El Seat León de color negro, tras ser intervenido durante la ‘operación Kabul’ contra el narcotráfico | ALEJANDRO SEPULVEDA

16

El caso del Seat León al que le faltaban numerosas piezas en el depósito de Son Toells está a punto de aclararse.

El coche fue utilizado por la Guardia Civil como vehículo ‘K’ (camuflado) y tras un grave percance fue llevado al garaje municipal. Ahora, sólo falta dirimir dónde están las partes que faltan.

Tal y como adelantó Ultima Hora, el cuartel de San Fernando abrió una investigación después de que el dueño de un potente Seat León 2786-FRS, intervenido durante la ‘operación Kabul’ contra el narcotráfico, denunciara que le habían desvalijado el motor dentro de las dependencias de Son Toells.

Fuentes de la Policía Local de Palma informaron este martes que han confirmado que el vehículo fue intervenido en 2008 y quedó en dependencias de la Comandancia benemérita. En 2009, parece ser que la Policía Judicial de la Guardia Civil usó el automóvil para seguimientos.

Noticias relacionadas

Durante uno de los trabajos policiales, el motor quedó «agarrado» y cuando los mecánicos lo revisaron comprobaron que los daños eran tan elevados que no valía la pena repararlo. La Comandancia contactó con el cuartel de San Fernando para que retiraran el coche a Son Toells, en 2010.

Fotografías demuestran que cuando el Seat León fue devuelto, tenía el capot abierto y le faltaban muchas piezas.

Un portavoz de la Guardia Civil reconoció que el Seat León había sido usado como coche camuflado, y añadió que «se han abierto diligencias judiciales para aclarar quién se ha llevado las piezas y dónde están ahora».