Momento de la detención de uno de los implicados en la pelea. | Vasil Vasilev

24

La policía intervino este viernes en una pelea entre dos compañeros de piso en los apartamentos Pullman de Cala Major y, al intentar esclarecer las causas de la disputa, uno de los implicados confesó a los agentes que ambos eran ladrones y habían discutido por temas relacionados con su ‘trabajo’.

Los dos individuos, un serbio y otro rumano, fueron trasladados a un hospital para recibir asistencia médica, aunque su estado no era grave. Después quedaron detenidos por un presunto delito de lesiones graves.

La pelea se produjo sobre la una y cuarto de la madrugada de este viernes. Los agentes fueron requeridos en los apartamentos Pullman, en la calle Joan de Saridakis. En breve efectivos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), de la Policía Local y del 061 se presentaron en el lugar. Allí encontraron al serbio y al rumano, bastante alterados y con distintas lesiones de arma blanca.

Los agentes los detuvieron a los dos por pelearse mutuamente con cuchillos.