54

La Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía y un juzgado están investigando si algunos policías municipales de Palma sustrajeron durante años gasolina y piezas de coches intervenidos en el depósito de Son Toells. Las declaraciones de un oficial, que reconoció «irregularidades muy graves», y de un gruísta han desvelado la desaparición de radio cassettes o de plantas de marihuana intervenidas, entre otras cosas.

A finales de 2012, la cúpula del cuartel de San Fernando detectó «indicios de delito» en el comportamiento de algunos agentes, y se abrió una investigación interna. El entonces intendente jefe Antoni Vera remitió las diligencias a la Fiscalía, por si era de su interés.

El caso no avanzó hasta que recientemente agentes del Grupo de Atracos y de la Comisaría Centro investigaron un robo y acudieron al depósito municipal, ubicado cerca de sa Indioteria. Del interior de un coche custodiado había desaparecido un radio cassette y los agentes le preguntaron a uno de los responsables si era la primera vez que pasaba. Aquél contestó que no, que había sucedido en otras ocasiones y relató algunos episodios muy sospechosos, que activaron todas las alarmas.

A partir de ese momento las investigaciones se centraron en determinar si existía una trama que se quedaba con la gasolina de los coches precintados y algunas de sus piezas, que luego podían ser vendidas.

Los investigadores también han descubierto que en uno de los vehículos precintados había doce plantas de marihuana. En este punto, parece ser que los investigadores cuentan con una declaración que apunta a que varios policías podrían haber sustraído la droga.

De momento no hay imputados y está previsto que se tome declaración en breve a tres mandos policiales del cuartel de San Fernando, para saber su versión de los hechos.