El helicóptero de la Guardia Civil apoyó desde el aire a la patrullera. | Guardia Civil

3

Una de las prioridades del Servicio Marítimo de la Guardia Civil en Balears durante la presente campaña de verano ha sido el control de las denominadas ‘party boats’. Desde que se inició la temporada alta han sido controladas prácticamente el 90 por ciento de embarcaciones que se dedican a esta actividad en las Islas.

El último operativo de control se llevó a cabo durante el viernes en aguas de Eivissa. Concretamente fueron inspeccionadas una embarcación en Platja d’en Bossa y cuatro más en Sant Antoni de Portmany.

Efectivos

A bordo de la patrullera de la Guardia Civil iban agentes del Cuerpo y personal de las consellerias de Turismo y Salut. Los agentes controlaron todo lo concerniente a la seguridad para la navegación de las embarcaciones y las medidas de seguridad a bordo.

Los inspectores de Consumo y Transporte Marítimo hicieron las inspecciones en el ámbito de sus competencias. Al finalizar el operativo habían levantado tres actas por servir alcohol de ‘garrafón’ y dos más por carecer de comunicación previa de la actividad que desarrollan, en materia de transporte marítimo.
Desde la Guardia Civil se apuntó, no obstante, que la mayoría de ‘party boats’ cumplen los requisitos establecidos para ejercer esta actividad.