0

La Policía ha detenido en Valladolid a un matrimonio, M.M. y J.M., de nacionalidad rumana, como supuestos autores de un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, cometido al captar compatriotas para trabajar en España y tratar de que robaran para obtener dinero.

Fue una de las víctimas la que pidió auxilio a unos policías de servicio en Madrid, a los que explicó que había llegado a España hace un mes y medio con la promesa de trabajar en actividades agrícolas y que, desde entonces, permaneció encerrado en un piso de Medina del Campo (Valladolid), han informado este jueves fuentes del Cuerpo Nacional de Policía.

Narró también a los agentes cómo habían intentado forzarle a realizar robos junto a otras once personas que habían llegado con él a España desde Rumanía.

Al parecer, la víctima fue captada en Rumanía a través de un anuncio en el periódico para trabajar en España, tras lo que contactó en aquel país con una de las dos personas arrestadas, M.M., quien le dijo que sólo necesitaban que tuviera menos de 50 años, que los gastos del viaje lo adelantaban ellos y que después ya se lo abonarían.

El viaje lo efectuó en autobús junto con otros once compatriotas en su misma situación y la persona que les captó, quien lo organizaba y se encargaba de requerir la documentación cada vez que pasaban una frontera.

Llegaron a Valladolid, desde donde otro vehículo les condujo hasta un domicilio en estado ruinoso de la población vallisoletana de Medina del Campo, donde las once personas comenzaron a vivir juntas y donde también vivía el denunciado, quien cobró al denunciante 120 euros por los trámites administrativos para trabajar en España, única cantidad de dinero de la que disponía la víctima.

Fue el pasado 15 de agosto cuando uno de los arrestados reunió al grupo de trabajadores y les dijo que, como habían trabajado poco, cada uno de ellos les debía cuatrocientos euros por los gastos de manutención, por lo que esa noche tenían que salir a robar para compensar la deuda.

Como el denunciante se negó, el detenido intentó clavarle un tenedor en el ojo aunque, al apartarse, se lo clavó en el costado, mientras los demás residentes en el piso sujetaban al agresor.

Tras las correspondientes diligencias de investigación, los agentes le detuvieron y esta mañana le pusieron a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de guardia de Medina del Campo.