2

Un hombre armado con una pistola permanece atrincherado desde ayer por la noche en un bar de Zaragoza, en el que no tiene rehenes, han informado fuentes de la Policía Nacional.

Al parecer, el hombre se encerró tras una discusión en el bar Maxi 2 de la calle La Salina, a las 23.00 horas de ayer, lunes, han agregado las mismas fuentes.

La camarera del bar ha accedido al interior del local para intentar convencerle de que deponga su actitud, pero no lo ha conseguido porque, ha dicho, está «nervioso» y «no quiere salir».

La mujer, quien ha rehusado confirmar si es la pareja de este hombre ni si tienen problemas sentimentales, ha entrado al bar un par de veces, al menos una de ellas acompañada de la hermana del atrincherado, para intentar convencerle de que salga, pero no ha tenido éxito.

Después, ha explicado a los medios de comunicación congregados en la zona que el hombre está «nervioso» y «cabezón» y que «no quiere salir».

La mujer ha percibido, según ha dicho, que el hombre además puede estar «un poco borracho».

Ruptura

Al parecer, el hombre ha sido recientemente abandonado por su pareja después de que la prestara entre 30.000 y 40.000 euros para pagar el traspaso del citado local.

Así lo ha explicado a los medios de comunicación en el lugar de los hechos una persona cercana al hombre atrincherado, de nombre Luis y de 62 años.

Al parecer, Luis prestó a esta mujer que era su novia, llamada Fátima y de nacionalidad guineana, el dinero necesario para hacerse con la gestión del bar, pero después ésta decidió romper la relación.

También se encuentra un equipo especial de operaciones un operativo de los GOE (Grupo de Operaciones Especiales, similares a los GEO) en la zona, cuyos accesos permanecen cortados con un amplio dispositivo de la Policía Local.

La expareja

La expareja del hombre ha asegurado este martes que este sólo busca «protagonismo» y que cree que «no es capaz» de disparar a nadie. La mujer, Fátima, ha hablado con los medios de comunicación congregados en las inmediaciones del bar Maxi 2, en la calle La Salina de Zaragoza.

Fátima, después de hablar con Luis para intentar que desista, ha sugerido que él se ha encerrado «por afán de protagonismo», que ya está «muy cansado» y que no cree que sea capaz de disparar.

También ha explicado que la policía ha llamado a una sobrina del hombre para ver si a ella sí que le hace caso y abandona el bar.

Parece ser que el origen del encierro está relacionado con Fátima, ya que ella había cortado recientemente la relación sentimental que les unía después de que Luis le prestara entre 30.000 y 40.000 euros para pagar el traspaso del bar en el que se atrincheró ayer.

Hasta el lugar se ha desplazado un equipo del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), similares a los GEO, efectivos de la Policía Local y un ambulancia.

Fuentes policiales han explicado que el hombre «no pide nada», que parece que ahora está «más tranquilo» y que no se ha evaluado la posibilidad de entrar por la fuerza en el local.

La zona está acordonada y el acceso a la calle desde las dos vías adyacentes (Santa Lucía y Cereros) permanece cortado al tráfico y multitud de curiosos permanecen en las inmediaciones.