Un gran dispositivo policial se desplegó, en la madrugada de ayer, en Son Gotleu. | Vasil Vasilev

17

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía tuvieron que desplegarse, en la madrugada de ayer, en la barriada de Son Gotleu ante un conato de enfrentamiento entre negros y gitanos.


Sobre las 00.30 horas, numerosas llamadas alertaban a la central del 091 de que en la calle santa Florentina se estaba produciendo una pelea entre varios individuos de etnia gitana y negros, los cuales portaban tanto armas de fuego como cuchillos, cascos y candados de pitón.

A la llegada de la policía al lugar y, tras haber controlado la situación debido al estado de nerviosismo que tenían las personas allí presentes, los agentes tuvieron que atender a una víctima que había sufrido una herida de arma blanca. El mismo, apuntó a los funcionarios que instantes antes había tenido una discusión con uno que le apodan ‘el Pirata’ y que le agredió con un cuchillo provocándole un gran corte. Paralelamente, los policías también localizaron a otro implicado al que todo el mundo identificaban como el joven que, durante los enfrentamientos, esgrimió una pistola. Finalmente, quedó constatada que era un arma simulada, pero al quedar demostrada su implicación en los hechos también acabó detenido.

Testigos

Por otra parte, otros testigos apuntaron que ‘el Pirata’ estaba en compañía de un joven dominicano y que fueron ellos quienes pusieron un cuchillo de grandes dimensiones a una chica (también detenida por participar activamente en la pelea propinando varios golpes con un casco a la otra parte implicada).

Según información policial, los dominicanos se introdujeron en un bar de la zona, pero al ver a la Policía Nacional, ambos se dieron a la fuga saliendo por la puerta trasera del establecimiento.
Finalmente, los investigadores consiguieron localizar ‘al Pirata’ y proceder a su detención.
Su versión es que iba caminando por la acera de su calle y observó como un chico y una chica, los cuales circulaban con una moto se subieron a la acera y lo intentaron atropellar, momento en el que consiguió esquivarlos. «Instantes después de llegar a mi domicilio subieron varias personas y comenzaron a golpear la puerta mientras gritaban que iban a matar a mi familia. Al escuchar esto me dirigí a la cocina para coger un cuchillo junto con mi cuñado, apodado ‘Azulito’ que también cogió otro cuchillo y salir a la calle», relataron a la policía.

Una vez en vía pública, observó que un integrante de la parte contraria agredió a su madre y que por al tratar de defenderla forcejearon con su rival y éste se cortó. Ante todos estos hechos, se procedió a la detención de las cinco personas que participaron activamente en la reyerta.
El altercado produjo gran alarma en la zona y más de un centenar de personas se lanzaron a las calles.