Restos localizados del avión siniestrado. | STRINGER

13

El avión de la compañía Swiftair siniestrado en Mali el 24 de julio «cayó en picado» desde una altura de 10.000 metros «en apenas tres minutos», mientras volaba dentro de una tormenta, dijo ayer el jefe de la comisión creada en Burkina Faso para investigar el accidente, el general Gilbert Diendere.

El general Diendere explicó que, según los datos de radar, el avión habría tratado volar en medio del mal tiempo antes de volver a su curso inicial, donde se vio inserto de nuevo en la tormenta.

«Tal vez el piloto pensó que la había evitado por completo y quiso volver a la ruta original», dijo Diendere. «El accidente se produjo cuando el avión realizó esta maniobra», agregó.

El último contacto con el avión tuvo lugar cuando este se encontraba a 10.000 metros de altitud, tres minutos antes de estrellarse. «Esto significa que pasó de 10.000 metros a cero en apenas tres minutos, lo que supone una caída en picado considerandosu tamaño».

Las dos cajas negras han sido encontradas, y están siendo examinadas por expertos en Francia. Se espera que los resultados sean publicados la próxima semana.

Familiares de los pasajeros de Burkina Faso han podido visitar el lugar del accidente.

Funcionarios franceses creen que el mal tiempo fue la causa más probable del accidente, en el que murieron las 118 personas a bordo, entre ellos dos tripulantes mallorquines, Agustín Comerón y Bel Gost.