El herido, antes de ser evacuado por la ambulancia. Fotos: V. VASILEV | Vasil Vasilev

0

Un italiano de 42 años ingresó ayer por la tarde en una clínica de Palma después de que le cayera encima un trozo de cornisa. Fuentes sanitarias indicaron que su pronóstico era reservado y tenía que permanecer en observación, aunque en principio no se temía por su vida.

El suceso tuvo lugar sobre las 16.00 horas. El varón se tomaba una caña tranquilamente sentado en la terraza de un bar ubicado a la altura del número 5 de la calle Fausto Morell. En ese momento se desprendió un trozo de cornisa, de aproximadamente medio kilo de peso, de la terraza del tercer piso.

Toldo

El trozo de cornisa cayó sobre el toldo del bar, lo atravesó y después le dio en la cabeza al italiano, que quedó conmocionado. Desde el establecimiento dieron la voz de alarma y poco después se personaron en el lugar efectivos del 061, de la Policía Local de Palma y de los Bombers.

El personal sanitario atendió al herido y después lo evacuó a la clínica. La Policía se encargó de investigar lo ocurrido y los Bombers revisaron la fachada del edificio, para prevenir otros desprendimientos. Desde los equipos de emergencias indicaron que el cliente del bar tuvo la fortuna de que el toldo amortiguó el impacto de la piedra.