La Guardia Civil de Inca procedió a la detención del sospechoso. | Julio Bastida

12

Un varón de 45 años de edad ha sido detenido por la Guardia Civil de Inca acusado de desfigurar a un vecino con un cenicero y arrojarlo después por la escalera del edificio. La víctima tuvo que ser hospitalizada y el detenido pasó ayer a disposición judicial.

Las diligencias las instruye el Juzgado de Instrucción número 3 de Inca y los hechos se produjeron a las seis de la mañana del pasado martes, cuando la Guardia Civil fue alertada de una pelea vecinal en la calle Teatre.

Ensangrentado

Cuando llegó una patrulla, según informaron ayer en fuentes judiciales, había un hombre gravemente herido, con el rostro cubierto de sangre y heridas incisas en toda la cara. Según explicó el supuesto agresor, la víctima había estado molestando a su mujer en la escalera y él perdió los nervios y se abalanzó, golpeándole en el rostro con un cenicero, que al parecer se rompió y le causó cortes. Luego, los agentes también averiguaron que había lanzado por la escalera al hombre, de 41 años.

El acusado quedó detenido por un delito de lesiones, mientras que el herido fue trasladado a un centro hospitalario, donde le aplicaron puntos de sutura en las heridas abiertas y le atendieron de los golpes y contusiones que había sufrido.

Las fuentes consultadas indicaron que la víctima había quedado desfigurada y que uno de sus ojos también estaba en mal estado, aunque no se sabía el alcance de la lesión ocular.

Sobre el origen de la disputa, sólo ha trascendido la versión del detenido, en el sentido de que el vecino estaba incordiando a su esposa. La explicación de la víctima no se conoce, de momento.