17

El Obispado de Mallorca emitió ayer un breve comunicado en relación al enfrentamiento que se registró entre el canónigo Joan Darder y el sacerdote Alfredo Miralles, expárroco de Sant Sebastià. En la nota, el Obispado «deplora estos comportamientos, impropios de cualquier cristiano, y especialmente de sacerdotes que están llamados a dar un testimonio de fraternidad», asegura que «se realizarán los procedimientos oportunos adecuados al caso y pide perdón por el mal ejemplo ofrecido».

Noticias relacionadas