Jaume Barceló ha tomado el mando de la Guardia Civil de Baleares. | A. Sepúlveda

6

Veni, vidi, vici. Jaume Barceló llegó, vió y triunfó. El nuevo coronel de la Guardia Civil tomó ayer posesión de su cargo en Palma, ante las principales autoridades de la Isla. Barceló pronunció un discurso en castellano y catalán en el que destacó su amor por España y su pasión por la Isla.

La seguridad fue extrema en las inmediaciones de la base militar Jaime II, en la rotonda de Génova. Policías locales, nacionales, guardias civiles y militares montaron controles y revisaron los coches que iban accediendo al recinto, poco antes de las doce del mediodía. El tiempo presagiaba chaparrón, pero Barceló tuvo suerte hasta en este detalle. Amagó alguna gota, pero finalmente no llovió.

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, pasó revista a las tropas, acompañado del teniente general Pablo Martín, responsable del Mando de Operaciones (MOP). Al acto acudieron las principales autoridades de la Isla, encabezadas por la presidenta del Parlament, Margalida Durán; la delegada del Gobierno, Teresa Palmer; el alcalde de Palma, Mateo Isern; el vicepresident del Govern, Antonio Gómez; el conseller d’Agricultura, Medi Ambient i Territori, Gabriel Company; el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Antoni Terrassa; el juez decano, Francisco Martínez Espinosa y el fiscal superior, Tomeu Barceló, entre otros.

Discurso

Barceló, en su discurso, reiteró que su compromiso «es el trabajo y la dedicación» y añadió que «es un honor culminar mi carrera profesional en este destino». Barceló ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza como alférez alumno en 1981 y dos años después fue nombrado teniente de la Guardia Civil en 1983. En nuevo jefe benemérito, que sustituye al coronel Basilio Sánchez Rufo, indicó que los mallorquines deben ver los cuarteles de la Guardia Civil «como su casa», y no tienen que tener miedo de acudir a ellos si tienen algún tipo de problema.


Por su parte, Fernández de Mesa abogó por la coordinación entre los distintos cuerpos policiales y la colaboración con las distintas administraciones. Al final del acto, se celebró una emotiva ofrenda a los caídos.