Momento en el que el detenido es trasladado al interior de los juzgados de Inca. | M. À. Cañellas

25

La jueza de guardia en Inca envió ayer a prisión al supuesto autor del atraco mortal en Pollença en el que falleció Kurt Schwab, de 78 años de edad. El acusado fue interrogado por la magistrada durante toda la tarde y se le imputan delitos de robo con violencia en casa habitada, de homicidio, lesiones y detención ilegal.

El detenido es un ciudadano uruguayo. Es uno de los dos sospechosos del robo y posterior crimen en el que dos varones, que se tapaban la cara con pasamontañas entraron en la vivienda y emplearon una violencia extrema en el asalto. El matrimonio fue amordazado y él sufrió una brutal paliza durante horas hasta que los ladrones se marcharon de la vivienda sin llevarse el botín que esperaban. Ante la Guardia Civil el imputado había negado la comisión de los hechos. Junto a él, la Guardia Civil busca a otro ciudadano también de origen uruguayo que sería la segunda persona que entró en la vivienda. Esta persona huyó de la Isla poco después en avión. Y se sospecha que pudo regresar a su país de origen.

Noticias relacionadas

En la detención de esta persona ha sido fundamental la colaboración de varios ciudadanos que sospecharon que podría ser el autor del robo. A partir de ahí, agentes de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil intensificaron sus pesquisas en torno a él hasta culminarlas con su detención el pasado martes. Tras el arresto, el juzgado autorizó el registro de la vivienda del detenido, que fue examinada durante horas.

El asalto a la vivienda tuvo lugar el pasado 27 de diciembre por la noche. La víctima falleció en el hospital a consecuencia de las heridas que había sufrido cinco días después, el 1 de enero. Antes de su muerte, el empresario dio algunas pistas a la Guardia Civil a los que pudo contar que sospechaba de algunos vecinos, si bien no pudo verles la cara porque iban tapados.